ezzati-hectoryanez_13450

La iglesia merece respeto a la libertad de sus decisiones

El Cardenal Ricardo Ezzati, ha sido el blanco de diversas acusaciones sobre su amistad con el Cardenal Francisco Javier Errázuriz y supuestos acuerdos convenidos vía email. Varios Parlamentarios han levantado la voz, pidiendo explicaciones y destituciones, como es el caso del Senador Alejandro Guillier y el Diputado Matías Walker, que pide al Cardenal Ezzati no presentarse en el Te Deum Ecuménico de las fiestas Patrias.

Sin embargo, algunos de los Parlamentarios, han olvidado que la libertad es la consciencia para obrar según la propia voluntad de la persona, en un plano más general, se han olvidado que existen males que atentan no sólo a la Iglesia, sino a la sociedad en general, y sobre todo han olvidado que el principio de la verdadera libertad es elegir entre dos bienes el mayor. La Iglesia merece respeto en la libertad de tomar sus propias decisiones, siendo una institución con jerarquía y procedimientos propios.

Muchos son los silos donde han tenido que buscarse estrategias para subsanar determinados errores cometidos: en política, en economía, en el deporte, en catástrofes naturales, etc. el día de hoy, le toca a la Iglesia tratar de arreglar internamente sus propios asuntos. Por lo que la irrespetuosa intromisión de parlamentarios en este caso ¡ES UN DESPROPÓSITO!

Como bien se menciona estos son temas de interés público, pero la LIBERTAD y la RESPONSABILIDAD comienzan con la máxima de “el respeto al derecho ajeno es la paz”, hacemos un llamado a respetar la libertad de decisión de la Iglesia y a no entrar al juego de ser juez y parte, porque en materia de errores públicos, no hay partido político, empresa o rubro que se pueda librar totalmente.

Verónica Pulgar

Directora Ejecutiva 

LIBRES

About the author
  1. Deberíamos juntar firmas o hacer una misa de desagravio para respaldar, apoyar y defender a nuestras autoridades eclesiásticas de estos ataques que lejos de cesar aumentarán día a día y cada vez serán peores.

  2. Que lastima este comentario. Confunde defender a dos personas miembros de la Iglesia, con defender a la institucion propiamente tal. Lo que hicieron Ezatti y Errazuriz es inaceptable, tal como lo es que la Iglesia haya tratado de proteger a sus miembros abusando de su poder moral abusaron de quienes eran mas debiles. Ninguna institucion esta libre de pecado, pero tratar de proteger así a Ezatti y Errazuriz solo daña lo verdaderamente importante, que es por ejemplo la lucha contra el aborto y en defensa de la vida.

  3. Todo el mundo ha sufrido la irresponsabilidad de las WikiLeaks de Julian Assange que hoy, algunos periodistas sin creatividad han decidido buscar fama espúrea haciendo públicos los sentimientos, preocupaciones, estrategias y decisiones que se comentan en la intimidad de un dialogo sólo entre pares. Para estas víctimas no existe el derecho a la vida privada y al acto no se le ha calificado ni siquiera como una falta, menos como un delito.
    Es notoria la persecución que hoy sufre la Iglesia católica de parte de un grupo organizado para desacreditarla. Es evidente como el sectarismo indecente recurre a todo con tal de desacreditar a un sector de la sociedad chilena que represente el nacionalismo y la conservación de valores patrios y sociales. Esta parte de la sociedad no tiene derechos. Estos parecen haber sido decretados sólo para los sectores de izquierda de la sociedad chilena. Estoy segurísimo que si la Iglesia hubiese aprobado el aborto y el matrimonio gay, tales “leaks” nunca hubiesen sido difundidos.
    Por otro lado y, esto que digo no es ningún “leak” o fuga de información. El escándalo CAVAL y la grosera forma de ocultar información mediante el formateo de un disco duro, minimiza o ridiculiza los aportes miserables en dineros que SQM y Penta aportaron a campañas políticas, toda vez que en Chile no hay una ley de aporte acotado estatal o privado que pudiese ser supervisado por la Contraloría. Lo ejemplos SQM, Penta y Otros ¿? siempre han sido un secreto a voces desde que Chile es Chile. Y el acto en privado perpetrado por el Hijo de la presidenta y para su campaña es absolutamente innegable.
    A lo respecto, yo sacaría una ley de punto final, los perdono a todos y ofrezco al país una ley que raye la cancha a todos por igual. Así me evito el show y la farándula de quien se va menos preso que otro, lo cual es un chiste que ensucia y desmedra a toda la política en su conjunto. Total, la ciudadanía siempre lo supo. Eso es hacer un mea culpa corporativo y valiente que sería más creíble que insistir en que la Derecha y la Iglesia Católica es corrupta. Lamentablemente el gobierno insiste en hacer el ridículo haciéndole una cirugía plástica a Frankenstein para que le quede como Barbie, lo cual es imposible.

Agregar un comentario