0012465842

No basta con preocuparnos hay que ocuparnos

Por: Constanza Yañez

Trabajadora Social – Mención Familia

Durante este último tiempo se está mostrando en televisión una realidad que afecta a diario a niños, niñas y adolescentes de muchos colegios y es transversal a todos los niveles socioeconómicos. Estamos hablando del Bullying, el acoso que puede terminar dejando con graves secuelas tanto a la víctima como al victimario.

Un tema, que si no fuera por las redes sociales y los medios de comunicación seguiría en las sombras. Porque no es que ahora los niños están más agresivos y crueles. Siempre han existido  casos, la gran diferencia es la CONSCIENCIA, es decir, el mundo sea hecho consciente de las consecuencias que puede dejar el acoso escolar en el desarrollo integral de la persona y es por eso imperativo no sólo denunciarlo, sino detenerlo.

Estos actos son absolutamente condenables. Pero es importante mencionar que la víctima y el agresor no son los únicos actores dentro de esta dinámica. La familia y el colegio tienen una labor fundamental para frenar estos abusos.

Como se dijo, el Bullying existe desde que el mundo es mundo, solo que ahora se sociabiliza mucho más que antes y por esta presión es que los colegios se están haciendo cargo de la responsabilidad que ello implica. No olvidemos que hasta muertes han sucedido por causa de estos actos. Por lo mismo, no podemos dejar de mencionar a un actor importante dentro de este fenómeno: la familia. Las familias son el principal educador en la vida de un niño, niña y adolescentes. Por tanto es desde ahí que debiéramos prevenir y condenar estos hechos. En la familia la persona aprende a respetar, amar, empatizar, comprender, pero si en las familias actuales no existen más que bases de violencia o falta de límites, los hijos saldrán al mundo y actuarán de la misma forma. “Los hijos ven, los hijos hacen” (ver video)

Las redes sociales sin duda acercan distancias, han servido para denunciar actos de acoso, pero al mismo han ayudado a generar distancias significativas en el comportamiento humano, ahora es más fácil enterarse de que alguien siente pena o está alegre por algún acontecimiento a través de su Facebook que cuando nos vamos a tomar un café, las redes sociales son portadoras de mucha información y son también un arma poderosa para el Bullying digital/cibernético.

El agresor siempre agrede por una causa y la victima permite esta agresión por otra. Si se parte desde esta primicia, podríamos comenzar a ahondar en las situaciones familiares y personales de los involucrados para resolver el problema de fondo, sin embargo, ir caso a caso debe ser una tarea de padres y profesores, entonces ¿que nos queda al resto de la sociedad?, coadyuvar en una cultura de respeto, de unidad, de diferencias que nos hacen grandes , promover una nueva cultura que si bien ha comenzado a instalarse en campañas educativas, medios de comunicación, medios electrónicos y empresas, aún nos queda mucho por recorrer.

Es momento de dejar de preocuparnos para ocuparnos, decía Henry Ford que la mayoría de las personas dedica más tiempo y energía a hablar de los problemas que a afrontarlos, es por eso que hoy queremos invitarte a ser parte de una cultura de respeto, civilidad y valoración de cada persona que habita en este mundo, un mundo que por muy romántico que suene en las letras, es literal y real que es de todos.

Padre, Madre, alienta, supervisa, respeta, pon límites, educa.

Profesores y Profesoras, comprendan, empaticen, viralicen el respeto y la justicia.

Ciudadanos del mundo, sé parte de la cultura de la verdadera Libertad y la Responsabilidad.

About the author

Agregar un comentario