Yo podría haber sido futbolista

Señor Director:

Cuando niño me gustaba jugar a la pelota, pero yo era malo; siempre me elegían al final y después me ponían al arco. Por eso decidí no seguir la carrera de futbolista y preferí ser ingeniero.

Pero seguro que en el nuevo Chile, el de la igualdad, el sin selección, los niños malos para la pelota sí tendrán la posibilidad de llegar a ser futbolistas. Para ello propongo las siguientes medidas:

1. Los equipos de fútbol no podrán discriminar a ninguna persona que quiera jugar en ellos. No podrán hacer pruebas de admisión y en caso de haber cupos limitados, estos se asignarán en forma aleatoria.

2. Para los que no ingresen a un club privado por falta de cupos, se crearán tantos clubes estatales como sean necesarios.

Leer Carta al Diario completa en El Mercurio.

About the author

Agregar un comentario