aristotoles

Filosofía

Nataly Mariñan Martínez
Licenciada en Educación
Magíster en Gestión y Liderazgo Directivo

Hace bastantes años atrás, un gran filósofo griego planteaba la importancia de que la filosofía fuera un saber especial, de los primeros principios y primeras causas. Ese filósofo se llamaba Aristóteles, para mi gusto, uno de los mejores filósofos en la historiad de la humanidad. Quizá algunos discrepen, y sean otros sus favoritos. Independiente de eso, la filosofía fue, y ha sido, el camino que ha abierto nuestras mentes a lo más profundo del conocimiento.

Parece que al MINEDUC le vino un ataque de alzhéimer, sin ofender claramente, y olvidó todo el aporte que ha hecho la filosofía, sobre todo en educación. No sé si asombrarme o resignarme a algo que se venía venir. Tenemos un gobierno que le importa más imponer su ideología que formar ciudadanos pensantes, que construyan una sociedad mejor. La educación chilena va en decadencia, cosa que se contrapone al discurso de educación de calidad, que con tanta fe profesan los que ahora administran nuestro país. Filosofía no puede pasar a ser parte de un electivo, quedando como el hermano pobre de las demás asignaturas.

Me cuesta creer que la propuesta del MINEDUC busque un currículum transversal. Como educadora veo que no es así, y está efectivamente lejos de ser un currículum transversal. No lo es y no lo será si seguimos dando importancia sólo a los resultados, sólo a pasar contenidos, sólo a estar dentro de los lugares top en pruebas internacionales estandarizadas. Por otro lado, es ilógico que filosofía se fusione con formación ciudadana, ya que si bien, la segunda tiene fundamento en filosofía, sobre todo en filosofía política, son temas totalmente distinto, ya que no se ahondaría en las otras ramas que estudia la filosofía, como la ética o metafísica, dejando, además, autores relevantes de lado.

Tengo la esperanza que los docentes de este país daremos la lucha ante la tiranía de la ignorancia, que cada vez se hace más latente en nuestro país, formando obreros con títulos, que sólo deben vivir para competir y rendir.

La filosofía nos abre las alas a la libertad, al conocer, nos lleva a cuestionar nuestro mundo, nuestro ser.
El MINEDUC se va transformando, poco a poco, en un cementerio del saber, en donde van a morir nuestros sueños por una educación mejor, por un Chile mejor.

About the author

Agregar un comentario