Profesora

Las deudas de la Reforma Educacional

Por: Nataly Mariñan

Hace unos días atrás vivimos un momento histórico para nuestro país, ya que un nuevo proyecto de ley ingresará al Congreso, algo que  dignificará por fin el rol del profesor  en nuestro país.

Lo anterior, ha sido esperado desde hace mucho, contando con el apoyo del gremio docente, entidades relacionadas a la educación y por supuesto, con el apoyo del gobierno.  Es realmente positivo que por fin se haga realidad la valorización de los profesionales más importantes de Chile: los profesores, aquellos que educan a toda la sociedad, muchas veces dando más, involucrándose más de lo que cualquier otro profesional de otra área haría.

No obstante, se han hecho vista gorda a temas de gran relevancia. De alguna manera, el gobierno nos hace creer que está todo fríamente calculado, pero afortunadamente muchos podemos leer entre líneas. Este proyecto trae muchas falencias, partiendo porque quienes lo redactan olvidan lo que es estar en el aula. El aumento de sueldo será sólo para aquellos profesores que por contrato trabajan más de 37 horas, entonces ¿aquellos que tienen menos horas no podrán acceder a mayores remuneraciones?, ¿cuánto será entonces la hora pedagógica per se? Por otro lado, ¿este beneficio será sólo para los profesores de colegios subvencionados y/o municipales?, ¿por qué se deja nuevamente a los privados?

Otro punto que nos plantea este proyecto es el aumentar las horas no lectivas (aquellas en la que un docente no está frente al aula) de un 25% a un 35%, lo cual es nada, porque seguirán cargando con trabajo para la casa, ocupando horas personales y familiares para el colegio, que constantemente les está exigiendo en cumplir con sus planificaciones, en pedirles reemplazos o en apoyar en horas que no son pagadas. Estoy de acuerdo si, en una acreditación obligatoria, pero ojalá que no sea de dos o tres años, ya que esa no es una verdadera acreditación, sino aquella que sea de cinco años o más.

Es realmente necesario fiscalizar a las casas de estudios en cómo van desarrollando la carrera de educación, porque muchas crecen como mala hierba sin preocuparse de dar una buena formación a nivel general, ya que es ilógico que el Estado lleve un sistema de inducción propio, ¿acaso un profesional recién egresado no tiene las herramientas para desarrollarse en su área? Puedo inferir que el gobierno tapa falencias que el mismo MINEDUC hace un rato no está tomando en cuenta.

En síntesis, nuevamente se ofrecen soluciones parches, incapaces de llegar al fondo de todo. Es fácil hablar de educación, o de lo que el docente necesita cuando no se está en el aula ocho horas al día, de lunes a viernes y con cuarenta alumnos (cada uno con sus particularidades), enfrentando a padres que se han desligado de la educación de sus hijos y exigiendo de manera sobrenatural que el profesor se haga cargo de todo lo que no le corresponde como profesional.

Espero que los profesores de nuestro país puedan leer entre líneas, ya que ni el colegio de profesores ni unos pocos que fueron consultados, representan a la real totalidad de docentes que hay en nuestro Chile.

About the author

Agregar un comentario